Las máquinas excavadoras desplazan tierra y otros materiales, fácilmente reconocibles, ya que cuenta con un brazo móvil, un cucharón, balde y una cabina rotatoria.

Estos son los distintos modelos que existen:

Excavadoras de orugas: como su nombre lo indica este modelo no posee ruedas, en su lugar cuenta con un par de orugas, lo cual le aporta mayor poder de tracción. Es la mejor opción para trabajar en terrenos elevados, escarpados o lodosos.

Son ideales para trabajar en terreno irregular, aunque son más lentos que las excavadoras con ruedas.

Excavadoras de ruedas: estas excavadoras funcionan de mejor forma sobre concreto o asfalto, terrenos en los que se obtiene una mayor velocidad.

Brindan velocidad y maniobrabilidad sobre concreto y superficies planas, aunque no será el mejor sobre terreno irregular o pendientes.

Miniexcavadora:  la principal y más obvia diferencia entre una excavadora regular y una miniexcavadora es la potencia y la profundidad de excavación que alcanzan. El tamaño de una miniexcavadora lo hace un vehículo mucho más manejable, lo que incrementa su productividad en un espacio de trabajo reducido.

Excavadoras de largo alcance: cuenta con una pluma y un brazo más largo. Este último puede tener una extensión variable entre 40 a 100 pies, lo que permite alcanzar áreas que se encuentran muy alejadas.

Las excavadoras de largo alcance han sido diseñadas especialmente para tareas en las que el terreno o el sitio de construcción impiden que el operador se acerque. Ideales para proyectos de demolición y trabajos sobre ríos o lagos.

Artículo creado con información de ipesa.com.pe.